jueves, 18 de marzo de 2010

capitulo 11



Jordi está satisfecho después de fornicar con Emilio.
--Guau... ha sido genial...
Jordi está feliz, seguro que nada ha cambiado en su relación. Ha notado ha Emilio algo distraído en las últimas semanas pero ahora está seguro que nada ha cambiado. No se da cuenta de que Emilio se siente frustrado, que lo mira desnudo, atractivo, el chico más guapo que había conocido, el que más deseaban todas, ese cuerpo que tanto le gustó. Ahora su alma le pertenece a Enrique , pese a que en realidad no lo conoce sólo piensa en él. No se atreve a mirar a los ojos a su novio por miedo que se dé cuenta que está pensando en otro. Aún no está segura de nada y tiene miedo de enfrentar lo que le está pasando, de romper con todo. No quiere quedarse sola. No quiere alejarse de Jordi y luego arrepentirse. Se levanta. Siempre cubierta con una sábana. No le gusta ese cuerpo, eso que cuelga que la hace sentir sucio. Amargada, esclava de un cuerpo que no es el suyo, con el que no se siente reflejada. Jordi trata de alcanzar a Emilio con su mano pero ella se aleja de él.
--no te vayas... --le suplica Jordi muy amoroso-- déjame sentirte mío... Me gusta estar abrazado a ti después de hacer el amor contigo...
Estar con él para Emilio ha sido escape pero no se siente capaz de mirarlo a los ojos, de estar con él sin hacer nada. Teme delatar que sus pensamientos pertenecen a otro hombre.
--voy a prepararte la cena... debes tener hambre --dice Emilio muy seria.
Jordi sonríe seductor:
--el amor me llena --luego se ríe-- pero sí, tengo hambre...
--Tengo la cena en el horno... ahora te la traigo...
Emilio no tarda en venir con una bandeja, Jordi se sienta en la cama mientras agarra la bandeja.
--estoy huele delicioso... ¿y tú? ¿no comes?
--no, no tengo hambre...
Jordi le toma de la mano. Se muestra muy cariñoso con su pareja:
--ven... acompáñame...
Emilio se sienta a su lado, Jordi le da de comer.
--¿cómo has pasado el día? --le va preguntando Jordi ya que Emilio está muy callada.
--Normal...
--¿y en el centro multimedia?
Emilio quiere fingir, pero no puede. Piensa en Enrique . Sus ojos le brillan. Sonríe pícara. Jordi le devuelva la sonrisa:
--chico... si que te fue bien...
Emilio tiene que hacer un gran esfuerzo para que sus ojos no la delaten.
--¿y que páginas miraste? Tiene que ser algo muy bueno...
Emilio se muestra muy nerviosa pero como Jordi está satisfecho por el polvo y hambriento tampoco se da cuenta de nada. Tampoco insiste mucho.
--un poco de todo --contesta ella.
--¿te han quedado ganas de volver?
--¡¡sí, sí...¡
Y Emilio no puede ocultar su entusiasmo. Está como loca, quisiera estar allá y volver a ver a Enrique . Le encanta la idea de tener un sitio que frecuente Enrique , algo más estable que la calle. Jordi mira a Emilio curioso aunque no sospecha que haya conocido a otro hombre. Para Emilio Jordi ha sido el único, es algo de lo que Jordi se siente muy orgulloso y ni se le pasa por la cabeza el que eso pueda cambiar.
--Mañana miraré de acompañarte y me lo enseñas...
Emilio se pone nerviosa:
--¿el qué dices?
Jordi mira a Emilio con cariño:
--que mañana vamos juntos y miramos esas páginas que tanto te han gustado...
No, eso sí que no. Emilio está deseando volver a centro para tener la posibilidad le ver a su amado. No quiere que Jordi lo acompañe.
--No, iré yo sola...
Jordi mira a Emilio regañón:
--querrás decir solo...
--Es lo mismo --dice Emilio levantándose nerviosa.
Jordi aparta la bandeja de la comida. Se levanta totalmente desnudo. Emilio no puede negar que su hombre es muy guapo, que tiene muy bien cuerpo pero ya ni siquiera eso le atrae. Enrique ha borrado todo eso.
--¡¡eres macho como yo y no me gusta que hables como si fueras mujer...¡
--¡¡yo soy lo que soy y tú no lo vas a cambiar...¡
Jordi se lleva las manos a la cabeza con rabia. Le duele que las cosas se hayan estropeado.
--¡¡contigo no se puede...¡¡
No tiene ganas de discutir con Emilio lo que a ella le da pena porque piensa que tal vez eso hubiera propiciado la ruptura. Ruptura que no le dolería a ella pero no se atrevería a dar el primer paso. Jordi de la bandeja con la comida en el piso. Se mete en la cama, bien tapado con las sábanas y dándole la espalda a su pareja.

Víctor sale del cuarto en boxers y con cara de satisfecho. Se encuentra a Enrique sentado en la escalera tomando un vaso de leche. Se acerca a él. Le pone la mano en el hombre muy fraternalmente.
--todo bien...?
Los dos amigos se miran con cariño.
--si, no tenía sueño y salí a tomar un vaso de leche... Además tus ruidos no me ayudaban a dormir... --dice divertido.
Los dos amigos se miran con complicidad.
--Uy lo siento, pero es que Alaska es un pedazo de hembra... ya trato de tragarme todo lo que me hace sentir pero a veces no puedo...
Enrique le sonríe, le da una palmada en el muslo de broma.
--No lo decía en serio... ya sabes que no me molesta... Estas cosas son normales... Además los dos somos machos... casi hermanos... Hay confianza...
--Sí, Alaska opina igual pero parece que tu María no... ¿todo bien?
--sí, muy bien...
--pero casi te deja con las ganas...
Los dos se miran pícaros.
--hombre, es que la viste desnuda... María llegó a mí virgen... solo yo la vi desnuda...
Víctor guiña el ojo a su amigo:
--está bien rica...
Enrique lo mira regañón pero divertido. Le golpea en le pecho pero riendo.
--¡oye, que ella no se entere...¡ Me gusta estar con ella...
--No creo que María se pueda acostumbrar a esta vida...
--La echaré de menos... al principio...
Los dos se ríen y entran en el cuarto abrazado por los hombros. Enrique deja el vaso olvidado en el piso. Germán sale medio desnudo. Va con pijama pero sin camisa. No ve el vaso, lo tira y se rompe.
--¡¡maldita sea...¡
No ve mucho por donde pisa. Va descalzo y tiene que ir con cuidado de no pisar ningún trozo. Él mismo lo limpia. Rabioso.
--¡¡tengo que salir de esta casa de locos...¡ ¡¡tengo que sacar a mi abuela de aquí lo antes posible...¡¡

Jordi se ha quedado dormido. Emilio lo mira frustrado. Busca una bolsa que tiene escondido en el fondo de su armario. Se encierra en el baño. Se pone una peluca. Se maquilla como mujer. Se gusta. Piensa en Enrique :
--¿como le gustará más?¿como hombre? ¿o como mujer?
Piensa en la chica con la que lo vio y en el chico, en que fue muy cariño. Vibra de deseo. Está deseando un acercamiento con él.
--¿y si hago la prueba? ¿y si trato de seducirlo como mujer? No me va a pedir que me desnude en la primera cita y si no me saco la ropa no se va a enterar que no soy una mujer completa.
Es una idea que le fascina.
--¡¡no... no..¡ ¡¡Y si no lo puedo parar¡ con las ganas que tengo yo de él como quiera más que besos... ¡¡no¡¡ si me descubre y no le gusto como hombre... se acaba todo...¡ ¡¡además si Jordi me descubre los pierdo a los dos...¡
La idea de perder a Jordi cada vez le molesta menos pero no a Enrique .
--No, tengo que pensar muy bien lo que hago... No puedo arriesgarme...

No hay comentarios:

Publicar un comentario