jueves, 18 de marzo de 2010

capitulo 15





Emilio tiene la mirada de Enrique clavada en él. Están como en el sueño (salvo que Enrique va vestido). Pese a que Enrique no suena muy amistoso Emilio está encantado porque es la primera vez que está hablando. Enrique es directo.
--yo soy hetero... No es por ofender... No soy como tú... Me molesta que me mires de esa manera...
Emilio está nervioso. Excitado por la cercanía de su amado pero algo asustado porque Enrique es duro con él y no sabe bien cómo acabará la cosa:
--pero si no hago nada malo... --dice Emilio con timidez.
--tu mirada es sucia... No me gusta... fíjate en alguien que le puedas gustar... Mira si quieres yo te presento a un amigo que... --le reprocha Enrique .
Emilio se siente muy humillada con Enrique , no quiere que piensa que sólo busca sexo. No cree que sea el momento de decirle lo especial que es para él.
--quieres algo...? --reclama Enrique .
--ser tu amigo...
--lo siento... no busco amigos... ya tengo bastantes y no creo que podamos ser amigos..
No es amistoso pero sí menos brusco.
--porque?
--porque tú quieres algo más y a mi no me interesa... a mi me gustan las mujeres... mucho...
A Enrique le duele ver su tristeza pero no quiere que se ilusione con él. Para marcar la diferencia justo en el momento que Emilio vuelve a la sala Enrique besa a Maria que acaba de llegar. Se van los dos juntos y muy cariñosos.
Emilio lo decide en ese momento: será la mujer que siempre quiso ser, una mujer que luchará por el amor de Enrique .

Días después... Jordi ha cumplido su promesa. No ha vuelto a buscar a Emilio, quería que lo echara de menos para que así Emilio se olvidara de todo lo demás. Se lleva la sorpresa de que el piso está a la venta y de hecho Emilio ya no está. Las cosas de Jordi están en una maleta en casa del vecino. Jordi se queda conmocionado. No soporta la idea que Emilio lo haya dejado y menos para someterse a una operación de cambio de sexo:
--¡¡eso no puede ser...¡ --se dice atormentado-- No puede hacerlo sabiendo que me perdería para siempre...
Jordi ha sido todo para Emilio desde que se conocieron y a Jordi no se le mete en la cabeza que Emilio haya decidido emprender el vuelo.

Emilio logra vender su casa con rapidez. Quiere ser una mujer muy bella con lo que se pone en manos de los mejores especialistas en la mejor clínica de Europa. No importa ni el tiempo, ni él dinero... Durante el tratamiento no deja de pensar en Enrique :
--él se o merece... mucho que ganar y nada que perder... nada que me importe...

Un buen tiempo después... Para Emilio el tiempo parece que se detuvo en aquel lavabo cuando supo definitivamente que solo como mujer podría seducir a Enrique . Se mira al espejo. Su rostro de mujer es el mismo que tantas veces ha visto en el espejo. Es un rostro al que acompaña un cuerpo de mujer esbelto, perfecto y sobretodo completo. Emilio no se cansa de mirarse al espejo. Le gusta verse. Emilio ya ha quedado atrás. Mira su nueva documentación: Mercedes. Es una mujer que ha nacido para y por Enrique . Se ha comprado ropa provocativa y un excelente maquillaje la convierte en una bella mujer deseada a la que ningún hombre se le puede resistir. Levanta suspiros entre los hombres a su paso. Confía que Enrique no sea la excepción y caiga a sus pies rapidito. Es demasiado el tiempo que ha pasado deseándolo, soñándolo y no cree poder resistir mucho cuerpo sin poseerlo. Aunque no será su primer hombre sí quiere que sea el primero en estrenar su cuerpo de mujer. El único. Regresa a su país como Mercedes. Se ha gastado una fortuna en convertirse en la mujer que ha preparado para Enrique aún le queda algo de dinero para ir tirando sin preocuparse. Se instala en un hotel. Ahora lo que piensa es en cómo le hará para ver a Enrique . Se sacará una nueva tarjeta para ir al centro multimedia para tarda unos días.
--¿¿y mientras?¿y si él ya no va?
Ha pasado tanto tiempo:
--¿y si se ha mudado?
Se ha pasado todo este tiempo soñando en el momento de encontrarse con él que no se le ha pasado por la cabeza la idea que sus hábitos hayan cambiado y que no sabe nada de su vida. Piensa en su sueño:
--nada puede ser porque sí... La vida me pondrá a Enrique de nuevo a mi lado...
Tiene ganas de ver los cambios que el tiempo ha hecho en Enrique :
--a lo mejor está gordo y feo --dice con angustia.
Está muy ansiosa y asustada ante la idea de no volver a ver al chico que domina su vida, que es su voluntad. Sale a pasear por el centro, por los mismos lugares en los que lo viera antaño. Así se encuentra involuntariamente en medio de una manifestación Okupa. Los chicos protestan por el acoso al que les está sometiendo el gobierno que les roba su hogar. Están cayendo la mayoría de sus casas que se convierten en nidos de ratas mientras mucha gente no tiene un lugar donde vivir. Víctor está entre esa gente. Su aspecto alocado, su pelo de colores llama la atención a Mercedes. Enseguida recuerda a aquel chico que una vez vio con Enrique llevando un carro de supermercado.
--si no es él... se le parece...
Se quiere aferrar a la posibilidad que sí sea él y que la pueda llevar hasta los brazos de Enrique . Víctor no deja de mirarla y ella le hace ojitos. Entonces Víctor se lanza seguro que tiene onda con ella.
--nunca te había visto...
--es que soy nueva en la ciudad... He llegado y no tengo donde ir...
Víctor la mira coqueto:
--pues ya tienes donde...
Mercedes se va con Víctor con la esperanza de no haberse equivocado. Víctor la lleva hasta la casa Okupa en la que vive con Enrique pero la mujer no tiene como saberlo.
--chicos, tenemos visita... Una nueva amiga...
El primero en bajar las escaleras es Enrique . Sin camisa, con unos jeans muy estrechos. Mercedes está en shock. Lo deseó pero no esperó tener tanta suerte y encontrárselo. Tanto que soñó con su cuerpo se le presenta semidesnudo y más guapo que nunca. Su imagen muy agresiva... a Víctor no se le escapa de la atracción que ve en los ojos de Mercede por Enrique
él tiene novia...
--Yo estoy solo... Mi novia me dejó...
Aunque Alaska no se puede decir que fuera su novia ni que le doliera que se alejara de él Víctor trata de conmover a Mercedes contándole una historia triste. Enrique se da cuenta del truco de su amigo y sonríe. Envidia la suerte de su amigo por la hembra que se ha conseguido. Le gustaría que esa chica hubiera llegado a esa casa por él y aunque le excita que una mujer tan explosiva no le deje de mirar no olvida que sí llegó hasta allá con su amigo sería por algo. Mercedes se acerca a Enrique , le parece un sueño. Desea besarlo todas las veces que deseó hacerlo desde que lo conoce. Al fin lo tiene delante, al fin es una mujer que puede competir por él. De hecho ve a Enrique excitada por ella y eso le gusta. Enrique sonríe simpático:
--soy Enrique ...
Mercedes casi no puede ni hablar. No le salen las palabras:
--Mer...Mercedes...
Víctor se queda casi ajeno a ellos dos. Para Mercedes no existe nada que no sea Enrique y a él le gusta mucho la mujer. Desde luego un polvo no se lo negaría. Víctor quiere sacar a Mercedes de los ojos de Enrique , aunque en realidad sería al revés.
--ven, vamos al cuarto... Mi cama es pequeña pero muy cómoda... Me imagino que dormiremos muy cómodo los 2...
Mercedes mira a Víctor molesta:
--¿compartir cama?
Víctor estaba seguro que esa mujer quería acostarse con él y le da rabia darse cuenta que no es así, es más darse cuenta que es Enrique quien la excita.
--es que no tenemos más camas --dice Víctor .
A Enrique le excita la idea de que esa mujer tan bella duerma con ellos. Aunque sabe que tendrá que guardar las distancias por ser la nueva adquisición de su amigo es una mujer demasiado explosiva y le apetece la posibilidad de verla desnuda y durmiendo juntos es algo más fácil de lograr. A Mercedes se le van los ojos por el bello cuerpo semidesnudo de Enrique , aunque sabe que es una locura la tentación de estar cerca de él es demasiado grande.
--bueno... si es así... me vale...
Víctor quiere pensar que se refiere a que no hay ninguna cama. Enrique está seguro que Mercedes se siente atraída por él. No le importa que Víctor se divierta con ella y luego se la pase a él.
--sí Enrique y su novia duermen en el cuarto... también Carlos que es gay... Así que yo seré el único hombre que te mirará como hombre...
Víctor va conduciendo a Mercedes hasta su cuarto. Mercedes se gira para ver a Enrique , ese culo ¡¡la tiene loca¡ Le encanta todo él. Está tan feliz que siente que no puede ser verdad. A veces tiene miedo de despertar y darse cuenta que no es más que un sueño. Enrique la sonríe y le guiña el ojo y ella se derrite. Víctor le toca la cara para que mire adelante. Trata de acariciarla y besarla pero Mercedes siempre lo rechaza.

A la hora de acostarse están los 3 chicos con Mercedes. María es la última en llegar, siempre con la luz apagada. Llega el momento más esperado por Víctor y Enrique . Los dos desean ver desnuda a Mercedes y ella con tal de excitar a Enrique está dispuesta a que Víctor también la vea. Ve el deseo en los ojos de Enrique y eso la anima... Víctor apaga la luz y Enrique se queda con las ganas de verla desnuda... A Enrique le excita pensar que esa mujer tan atractiva es una mujer muy liberal que está dispuesta a acostarse con él y su amigo. No le importa esperar. Le excita acostarse con Maria en presencia de la mujer. Los jadeos de Enrique son fuertes, no se los calla como de costumbre para poner cachonda a Mercedes y lo logra. Mercedes está tan excitada y rabiosa porque el chico por el que daría su vida se está acostando con otra que se le pasa por la cabeza la idea de dejar que Víctor se salga con la suya para así pagar a Enrique con la misma moneda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario