jueves, 18 de marzo de 2010

capitulo 17



Mercedes se quiere hacer ilusiones que es el comienzo de una relación aunque sí sabe perfectamente lo importante que es el sexo sin compromiso para Enrique (en realidad es lo único que le importa) y sigue con la imagen que cree que más lo puede seducir a él. La imagen de mujer fatal. Quiere primero volverlo loco con el sexo y así llegar a su corazón.
--tu me pareces guapo. No tiene nada de malo que nos acostemos ¿o sí...?
--no he dicho eso... --dice Enrique seductor y con una amplia sonrisa.
--que me guste divertirme contigo, que no busque compromiso no quiere decir que me vaya a acostar con Víctor ...
--le prometiste a Víctor que no te fijarías en ningún otro...
--Eso fue antes de verte en bolas…
A él le excita ya la manera en la que lo mira ella.
--estabas dispuesta a acostarte con él por alojamiento...?
Enrique quiere averiguar si la chica es siempre tan fácil o en serio él le ha parecido especialmente guapo y por eso todo ha sido más rápido.
--es lo que hacéis...?
--no...
--y entonces? No me podía permitir pagar un alquiler y Víctor me ofreció la casa... No pensé que me tuviera que prostituir aunque --picara y seductora-- si tengo que pagar no me importa pagarte a ti...
Enrique sonríe. Aunque hay algo que le preocupa:
--sobretodo que él no lo sepa... él te trajo a ti y piensa que tiene derecho a ser el primero en acostarse contigo...
--hace años que dejé de ser virgen... --le dice ella con ironía.
--si claro --divertido y coqueto-- sabes que no se refiere a eso... Me alegro que hayas querido que fuera yo pero Víctor es buena onda... que no lo sepa...
--yo haré siempre lo que tú digas...
excitado de tener bajo su dominio mujer explosiva... Enrique le guiña un ojo y la besa con pasión. Mercedes lo abraza fuertemente. Enrique sonríe mucho. Esa mujer lo hace sentir el más hombre del mundo. Nunca se sintió así y le gusta.
--¿de donde has salido tú? --pregunta él divertido.
--A lo mejor te estaba esperando...
Enrique se lo toma a risa. No imagina que es la realidad. Mercedes está muy feliz. Se ha cumplido el sueño de su vida pero aunque con eso sólo de entrada ya se conformaba ahora que lo ha sentido suyo no está dispuesta a dejarlo escapar. Va a dar la lucha. Quisiera que ese momento no acabara nunca, quisiera que Enrique le dijera en ese momento que se quedará con ella para siempre.
--Por favor... ya nos hemos arriesgado demasiado... Alguien nos puede echar de menos...
--todos duermen...
--pero nosotros también tenemos que dormir...
--Yo no podré dormir... Estoy demasiado satisfecha como para eso...
Enrique la mira seductor y le da la ropa. él se pone el boxer. Aún así es irresistible pero la caliente menos no estar viendo constantemente al pequeñuelo "amigo" colgante de Enrique .
--pero yo sí tengo que dormir. Tengo que descansar. Me has dejado derretido, tengo que trabajar...
--¿de qué trabajas?
--Soy auxiliar de guarda forestal...
--vaya que interesante --dice ella que está encantada por saber cosas de él.
Enrique sonríe mucho:
--en serio te importa lo que yo hago?
--porqué no me iba a importar?
--No sé, pensé que sólo te importaría acostarte conmigo...
Él habla siempre con una sonrisa y es imposible tomarse a mal algo que diga.
--El sexo no quita otra cosa... la amistad... Espero que seamos amigos...
--No creo en la amistad entre un hombre y una mujer...
--¿y en que crees?
--en el sexo --le guiña el ojo coqueto-- y se me da bien ¿no?
Enrique la mira muy sensualmente. Mercedes lo abraza y le da un pellizco en el trasero. Cuantas veces ha querido tocar ese culo…
--Espero que no me metas en lío... Ante los demás soy uno más... luego cuando estemos a solas podrás hacerme conmigo lo que quieras...
--es una propuesta tentadora...
Se sonríe devorándose con los ojos. A ella le encanta la mirada tierna de él y esa sonrisa tan sensual. Lo abraza y se vuelven a besar. Enrique mira a Mercedes simpático pero la regaña:
--venga, me tengo que ir... No quiero que María se despierte y no me encuentre...
A Mercedes le duele que después del momento que han vivido a Enrique le preocupe María pero sabe que no lo puede celar. No lo puede presionar. Todo está saliendo demasiado bien como para estropearlo. Mercedes no quisiera que ese momento se acabara nunca. Enrique va hacia la puerta dejando a Mercedes desnuda.
--ya me tengo que ir...
--júrame que no me vas a hacer sufrir, que mañana me dejarás disfrutar de ti --pregunta ella ansiosa.
Y es que aún no lo ha dejado y ya lo hecha de menos. A Enrique le fascina haber despertado ese loco sentimiento en Mercedes a primer golpe de vista. Ella lo deja ir con reservas, le encanta verlo caminar casi desnudo. Se queda en el espejo. Le gusta mirarse. Su rostro es el de la felicidad. Ahora sí es una mujer completa. Enrique no sospecharía que ha estrenado a esa mujer que cree una cualquiera. Mercedes tarda en ir a la habitación. Después de estar con Enrique no quiere volver a los brazos de Víctor pero sí Enrique va a los de María ¿porqué ella no hacer lo mismo? Es algo que le duele, que Enrique no piensa cambiar su relación con Maria por ella y Mercedes no quiere renunciar a compartir la habitación con su amado aunque eso signifique compartir cama con Víctor . Mercedes entra en el cuarto. Enrique ya se ha quedado dormido. Le gusta sentir su respiración. Se queda frente a la cama de él mirándolo largo rato.
--Te amo... Te amo...
Lo ha sentido suyo. Lo ha amado como siempre quiso amarlo.
--Eres el amor de mi vida... sólo tú justificas que yo esté viva...
Mercedes sabe que aún no ha llegado el momento en que él pueda saber todo lo que le hace sentir pero siente que el destino está de su lado, que está en el camino correcto y que al final estará Enrique siempre para ella. Sólo tiene que jugar bien sus cartas. Le cuesta mucho quedarse dormida. Lo hace lo más apartada posible de Víctor .

En la mañana siguiente, Carlos se está duchando. Víctor y Enrique entran en el baño en boxers. Enrique no hace más que bostezar.
--¿no has dormido bien?
--No, la verdad es que me desvelé...
--pues yo en cambio dormí de miedo... Y es que no te puedes imaginar lo que se siente al dormir con un hembrón así...
--no, no me imagino --dice Enrique con ironía.
--yo me la voy a tirar... --dice Víctor .
--si claro... es tuya... --dice Enrique sin problema.
Enrique no cree que Mercedes sea mujer de un solo hombre.
--pues no la mires... No me gustó como la miraste ayer...
--mirar es gratis...
Víctor no entiende bien la sonrisa cínica de su amigo. Enrique prefiere que su amigo crea que Mercedes es para él. No quiere pelearse por una mujer que sólo es una diversión para él.
--recuerda que tienes novia... Soy yo el que estoy libre...
--si, tranquilo... además si ella aceptó tu ofrecimiento es que espera acostarse contigo...
--es el precio que le pienso pedir...
--pero que no se enteren los demás... No es nuestro espirito... --Enrique .
--Ella no es de los nuestros... es una cualquiera... Nos podemos divertir todos con ella... tú si quieres también, en tu turno... luego la echamos a la calle y si la hemos visto no nos acordamos...
Aunque lo único que le interesa es divertirse con ella a Enrique también le sabe mal después tirarla como si no valiera nada.
--¡¡que bestia, pobre chica...¡
--¿pobre...? --Víctor con desprecio-- Si no la tira el hombre, tira ella al hombre... ¿has visto la mirada de perdida que tiene...? ¡¡necesita que alguien le eche un buen polvo y yo lo haré...¡
Enrique sabe guardar el secreto. La pareja pasa todo el día separada. Mercedes deseando que cayera la noche. Aguantando las caricias de Víctor , que Enrique le haga el amor a María. Cuando ya todos se ha dormido es el momento de disfrutar ellos. Se ven en el baño.
--hola... --ella enamorada.
--hola... --él apasionado.
Enrique rompe de placer a Mercedes con su cuerpo, con su pasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario