jueves, 18 de marzo de 2010

capitulo 5



Enrique y María hacen el amor. Es un polvo rapido... no tarda en venir gente... María quisiera quedarse un rato a abrazada a él pero no le gusta la manera en la que lo mira Víctor además él enseguida se pondrá a fornicar muy bestialmente con Alaska y Carlos llega a acompañado con un chico que acaba de conocer. La joven se levanta envuelta en una sábana. Enrique va con ella totalmente desnudo. No le molesta exhibir su cuerpo. Es algo que a María también le molesta. María va hacia el baño. Se va a encerrar pero Enrique empuja la puerta:
--¡¡¿qué haces?¡ --le regaña.
--Necesito un poco de intimidad...
--Aquí no no lo podemos permitir... Somos mucha gente para este baño... ¿y si alguien tiene una urgencia?
María mira a los ojos a su amado. Lo ama y por él lo olvida todo pero ya se está cansando. Enrique lo nota. Le gusta que María no haya conocido más hombre que él, que haya dejado una vida acomodada para vivir con él pero tampoco sería la tragedia de su vida si ella se va. Le gusta que lo quieran pero tiene claro que María no es la persona más importante para él. Se considera libre, aún no ha aparecido esa mujer que le corte las alas.
--¿estás enojada conmigo?¿qué te hice?
María lo mira con deseo, con cariño. Lo acaricia con todo el amor que tiene para darle:
--me gustaría poder quedarme abrazada contigo...
--dormimos juntos... Me puedes abrazar todo lo que quieras...
--pero con gente... Nunca puedo estar tranquila contigo...
--recién hicimos el amor... Estábamos solos...
--si pero fue muy rápido... --le regaña ella.
Enrique se siente ofendido:
--es que estoy muy cansado... A ti te consta que en la cama soy el mejor...
--bueno tampoco puedo comparar... has sido el único...
Enrique siente que lo está juzgando como hombre y eso no le gusta.
--¿¿qué pasa? ¿¿¿es que ya no te gusto?
María lo mira triste:
--No estoy contigo porque me gustes sino porque te amo...
--Es lo mismo --dice él despreocupado...
--No, no lo es --lo regaña ella...
Enrique se muestra coqueto, la acaricia. La nota jadear, siente su deseo y eso lo calma.
--ya verás como en la mañana estoy más descansado y te haré llegar a la luna --dice él mirándola con cara de depravado.
--No es eso... es... es...
María no se atreve a decirle que no le gusta vivir en esa casa, mira todo el lugar con cara de asco. Enrique se siente orgulloso de su casa y le molesta que Maria no lo valore:
--¿no estás a gusto aquí? --le reprocha.
Ella lo mira a los ojos, lo único que tiene claro es que:
--soy feliz contigo...
--eres libre... te puedes ir si quieres...
A María le duele mucho la frialdad de él:
--me quieres dejar? --dice sollozando.
--no, pero si no eres feliz aquí...
Ella lo abraza:
--soy feliz contigo..
Enrique la toma de la mano:
--volvemos a la cama....? si me quieres a mí piensa sólo en mí... olvida el resto...
Vuelven a la habitación, María trata de ignorar a las dos parejas que están fornicando y con mucho ruido. Aunque le cuesta en brazos de su amado lo olvida todo.

Emilio ha pasado muy mala noche. No hace más que pensar en Enrique .
--¿quien será?¿¿cómo se llamará?
Está deseando volver a verlo. Jordi está esperando el desayuno. Emilio le sirve las tostadas quemadas y el café con sal.
--¡¡mi amor¡ ¿¿qué es esto? --le dice mostrando una tostada negra.
Emilio vuelve a la realidad:
--perdona... ahora te hago más...
Jordi mira el reloj:
--¡¡no estoy apurado...¡ ¡me tomo solo el café...¡
pero lo escupe.
--¿¿que es esta basura?
Emilio no sabe cómo disculparse.
--¿¿qué te pasa hoy?
Emilio está deseando que su chico se vaya para quedarse pensando en Enrique .
--¡ahora te vuelvo a preparar tu desayuno...¡
Jordi la besa en los labios:
--No chico... ya se me ha hecho tarde... Menos mal que no trabajas... Si sólo teniendo que cuidarme a mí ya no puedes... Nos vemos en la noche...
Jordi se va apurado y Emilio sonríe al quedarse sola. Se tumba en el sofá pensando en Enrique . Se le pasa el tiempo volando... Desea volver a verlo. Sale a la calle. A buscarlo por el mismo sitio dònde lo vio.
--¡¡no puede estar muy lejos...¡
Su corazón late con fuerza.
--¡¡qué locura...¡ ¡¡es una locura...¡ ¡¡¿como lo vas a encontrar? ¿¿como?
En una calle en el centro. Muy cerca de donde conoció a Enrique . Su corazón le va a salir de la garganta.
--¡¡es él.... es él...¡
Muy guapo, sin afeitar. Ella lo mira fascinada. Lo ve en la terraza de una cafetería. Se une a un grupo. Busca una silla. A Emilio le fascina el culo de él. Los pantalones son un poco amplios pero se le remarca un poco.
--¡¡que guapo...¡ ¡¡que guapo...¡
Emilio tiene que hacer un esfuerzo para no desmayarse, quisiera quedar ahí. No dejar de mirarlo.
--tengo que saber quien es ¿¿donde vive?
Ella misma se convence que es una locura.
--¡¡no chica...¡ ¿¿para qué? Además... él tiene novia... ¿¿qué vas a hacer con él? --dice Emilio para sí.
Mira su reflejo en un espejo. Su cuerpo de hombre la horroriza:
--Si me hubiera operado...
Emilio se va frustrado. Siente que por Jordi ha dejado escapar la oportunidad de conquistar a ese desconocido. Con ese cuerpo no puede hacer nada.
--Si yo tuviera cuerpo de mujer...
Llega a su casa feliz por haberlo visto pero triste por saberlo un imposible. Mira la foto de Jordi.
--¡que locura estoy cometiendo...¡ ¡¡Jordi ha sido el único hombre en mi vida...¡ ¡¡cambié mis planes con él...¡ ¡¡no puede llegar un desconocido y volverme loca de tal manera que me olvide de todo...¡¡
No deja de mirar las fotos que hay de Jordi repartidas por el departamento. La mayoría él solo muy sexy. Trata de sentir el amor que siempre ha sentido por él pero aunque a Emilio le parezca imposible, una locura. No deja de pensar en Enrique . El rostro de ese desconocido se le repite una y otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario