jueves, 18 de marzo de 2010

capitulo 8



Olivia y Germán han quedado para cenar. Se saludan con un beso en la mejilla. Él está muy nervioso. Su futuro, y lo que más le importa, el de su abuela, depende de esa cita.
--¿te ocurre algo?
--Lo que pasa es que no sé si ha sido una buena idea quedar aquí...
--Tenía miedo de si quedamos en mi departamento volviéramos a hacer el amor --dice ella con timidez.
Germán traga saliva. Le excita mucho pensar que a esa mujer tan atractivo se ha quedado ganas de tener más sexo con él, sin contar que es millonaria. Él le guiña el ojo:
--¿y eso tiene algo de malo?
Ella le acaricia la mano:
--no quiero que pienses que soy una puta...
Él la besa en la mano:
--me gustas demasiado como para pensar esto...
Ella se estremece:
--en serio te gusto?
--Mucho --miente él.
--Esto es una locura...
Él la mira con todo el amor que es capaz de fingir, le acaricia la mano con mucho cariño:
--lo sé... yo no tengo nada en que caerme muerto... Si ni siquiera puedo pagar una cena aquí...
Olivia está fascinada por la mirada de él, lo ve demasiados buenos sentimientos como para pensar que la está engañando.
--Que tú no tengas dinero no me importa... Si te gusto en serio eso no me importa...
--me gustas en serio... --le interrumpe de él.
Olivia cree en la transparente mirada de él.
--es que siempre he sufrido en amor... gente pobre que se hacía pasar por rico, ricos arruinados... Nunca nadie por mí... Es difícil saber cuando se acercan por mí misma o por mi fortuna...
A Germán le duele mucho el dolor de ella. Se siente culpable pero se da cuenta que puede obtener muchas cosas de ella y su abuela es lo primera.
--tu sabes que soy pobre... y a mí me encantaría que lo dejaras todo para vivir conmigo... Vivo en una casa oKupa con mi abuela paralítica...
--¡¡pero esto es horrible...¡ ¡¡no se puede vivir así...¡
--somos felices... a nuestro modo...
Germán quisiera que Olivia se ofreciera a ayudarlo pero Olivia tiene miedo, quiere estar más segura de lo que hace:
--es mejor no pensar y dejarse llevar --dice ella.
Aunque Germán está algo decepcionado no pierde las esperanzas. Cenan, hablan de todo y de nada. Ella se lo lleva al apartamento y hacen el amor.
Germán y Olivia se ven todos los días y todos los días hacen el amor. Olivia no sospecha que Germán desgarra el preservativo para dejarla embarazada... Emilio a su vez se desespera, Enrique se le ha metido muy a dentro y hace días que no lo ve. Ella lo sabía, sabía que era muy posible que esto pasara, que no podía tener tanta suerte, que era demasiada casualidad que se lo encontrará tan seguido. Se maldice así misma por no haberlo seguido, por no haber averiguado dónde vive.
--¡¡Enrique ... Enrique ...¡ --dice atormentada.
Tiene su rostro clavado en el alma. Jordi está desesperado. Estaba acostumbrado a tener sexo todos los días.
--¿¿qué te pasa?
Emilio tiene miedo a quedarse sin Jordi y sin Enrique . Además necesita un desahogo. Hace el amor con Jordi aunque es el nombre de Enrique el que grita su cuerpo...

1 mes después...Germán sale desnudo de la cama de Olivia. Es ya de noche. Olivia lo mira con deseo.
--me gustaría que te quedaras...
Germán se viste la mira coqueto:
--a mi también... pero mi abuela... lo siento.
cada día Germán espera que Olivia lo invite a vivir con su abuela a esa casa tan linda pero aunque a Olivia le gusta mucho Germán la mujer quiere estar segura de lo que ambos sienten antes de prometerle algo... Quisiera ayudarlo pero tiene miedo que él se ofenda. Lo ve demasiado puro y tierno y cree que nunca aceptaría, por orgullo su ayuda. Tiene miedo de ofenderlo.

Emilio, por su lado, se siente frustrado haciendo el amor con Jordi pensando en Enrique . Aunque su pareja es muy atractivo y le va bien el desahogo luego se siente vacía. Mientras que Jordi duerme Emilio no deja de pensar en Jordi. Sale de la cama cubierto en una sábana. No soporta ver su cuerpo desnudo. Da muchas vueltas por la casa pensando en él:
--¿¡donde estará?¿donde vivirá? tiene que tener una vida maravillosa...
Se está muriendo por él y ya ha perdido la esperanza de volver a verlo y eso es algo que la desespera...

A la mañana siguiente Olivia despierta con náuseas. Vomita. Ha estado tan feliz en brazos de Germán que se ha olvidado de todo. Busca un calendario. Echa cuentas.
--¡¡no puede ser...¡
Se ha quedado pálida.

Germán y Jordi desayunan juntos.
--No me costó nada meterme en su cama pero parece que esa perra no quiere nada más... ¡¡a mi abuela no le sirve de nada que yo me acueste con esa perra...¡¡
Germán está desesperado.
--tranquilo, hermano, puedes ganar mucho pero hay que ser paciente --le dice poniéndole la mano en le hombre.
--¡¡claro lo dices porque tú no ves a tu abuela consumiéndose en esa pocilga... ¡--dice él con angustia.
--¿y sí usas el condón desgarrado?
--¡¡todos los días¡ --dice Germán desesperado.
--pues tú relájate y verás como un día de estos la preñas...
Germán no tiene espera, quisiera que fuera ya.
--¡¡pero es que ya hace más de un mes que me la tiro y nada...¡ ¡¡si hubiera podido tenido puntería ya estaría preñada...¡
--bueno a lo mejor no eres tan macho como crees --dice Jordi con burla.
Germán lo mira molesto. Jordi se disculpa. Germán se disculpa también.
--es mi culpa... estoy desesperado... ¿y si yo fuera estéril?

Olivia aprovecha que está en ayunas y baja a la farmacia para hacerse un test de embarazo.
--Es imposible...
Le daría demasiado miedo tener un hijo de alguien de un mundo tan diferente como Germán pero además está seguro que no puede ser.
--¡¡esto perdiendo mi tiempo¡ --dice para sí.
Igual no quiere quedarse con la duda.

Emilio, como todos los días, se queda un rato en la plaza del Ayuntamiento con la esperanza de verlo a él. Ya se iba a ir vencida como todos los días y de pronto sufre un fuerte impacto.
--¡¡es él...¡ ¡¡es él...¡
Enrique aparece con María. Muy abrazados, dándose achuchones, muchos besos.... Enrique es muy amoroso con ella. A Emilio le encanta verlo, pero le da celos verlo con Maria. Daría lo que fuera por ocupar el lugar de María. No le saca los ojos de encima. Hacía demasiado tiempo que anhelaba ese momento. La espera se le ha hecho eterna.
--Es tan guapo --dice suspirando por él.
Le encanta sus greñas, su cara de niño sin afeitar. Enrique habla por el celular... A Emilio le encanta la simpatía con la que habla él. Le gusta su voz, le gusta como se comporta... Le gusta su culo. Los pantalones se le aprietan y se le ve un buen culo gordo. Emilio está muerta del deseo, quisiera que ese momento no acabara nunca.

Germán se está duchando. Carlos entra en el baño. Le gusta mucho verlo desnudo.
--que polvo le echaría... como está --susurra.
Germán no se da cuenta de la presencia del chico. Carlos no le quita el ojo de encima mientras el jabón desliza por su pecho, sus genitales, sus muslos...
--lastima que sea tan antipático --piensa Carlos muy excitado.
Germán se da cuenta que Carlos está en el baño. Se tapa con las manos sofocado:
--¡¡¡¿qué haces, maricón?¡
No le ha gustado nada que sea precisamente Carlos quien lo haya visto desnudo.
--¡¡tampoco seas grosero que yo no tengo ningún interés en verte en bolas...¡
--¿¿y qué haces aquí? --le reprocha.
A Carlos le enciende aún más verlo desnudo y mojado con las manos tapándose los genitales.
--Te están llamando una tal Olivia... llamó mucho... --dice con el celular de Germán en la mano.
--está bien vete...¡¡ --muy molesto.
Carlos se va, antes de irse se da la vuelta y le ve el culo. Germán se da cuenta.
--¡¡vete ya...¡
Germán está desesperado.
--¡¡me tengo que ir de aquí...¡
Mientras marca el número de Olivia se abre la puerta. Entra Alaska. Se lo encuentra desnudo.
--¡que sorpresa¡ --dice ella mirándolo con deseo.
Germán se pone el boxers con rapidez molesto por la mirada lasciva de ella.
--¡¡podías llamar no?...¡
--para qué? Perdona alteza pero está no es tu casa --dice ella burlona.
German sale en boxers, se acaba de vestir en su cuarto. No hace esperar a Olivia, tiene la esperanza que al fin quiera sacarlo de la pobreza. Llega a su casa. Le toma de sorpresa que lo abrace llorando, angustiada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario